Científicos de la UNA y de empresa brasileña logran potenciar producción de aceite de coco

investigadores UNA Embrapa

Desde el mes de julio del año pasado, investigadores de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Nacional de Asunción (FCQ-UNA) en conjunto con la Empresa Brasileira de Pesquisa Agropecuaria (Embrapa-Agroenergía) han unido esfuerzos para conseguir aumentar la producción del aceite de coco (Acrocomia aculeata) y al mismo tiempo contribuir a la sustentabilidad ambiental.

Los ingenieros químicos Mario Smidt y Juan Daniel Rivaldi, del equipo de investigadores del Departamento de Aplicaciones Industriales de la FCQ-UNA, en conjunto con la Dra. Simone Palma Fávaro, investigadora del Laboratorio de Procesos Químicos de Embrapa han conseguido aumentar la producción del aceite extraído de la pulpa de la fruta en más del 50%, manteniendo la calidad. Además, el hecho de evitar el uso de derivados de petróleo y el bajo gasto energético del proceso proporcionan sustentabilidad al método.

Los resultados mencionados fueron obtenidos en condiciones de laboratorio. Actualmente los científicos están realizando pruebas a escala de planta piloto en el vecino país.

Los trabajos de investigación se realizan en el marco del Proyecto “Sistema de colecta y almacenamiento de frutos de Acrocomia aculeata y aprovechamiento del aceite de la pulpa con miras a su utilización como materia prima para la obtención de biodiesel”, y el Proyecto de Cooperación Técnica entre la UNA y la EMBRAPA.

Paraguay, histórico productor tradicional

En Paraguay, la producción de aceite de coco a nivel industrial tiene más de 80 años, en el Brasil no se ha alcanzado un producción al mismo nivel por lo que importan productos manufacturados en suelo guaraní. En lugar del coco otras materias primas se utilizan hasta hoy día, como la palma; aunque el déficit de la producción deriva en la necesidad de importación.

El método de prensado, que es el utilizado en nuestro país, extrae el aceite de la almendra, principalmente, y de la pulpa del coco. Este último pierde gran parte de la calidad con este tipo de extracción a nivel industrial por el manejo inadecuado del fruto durante la extracción y no puede ser utilizado en la elaboración de biodiesel, según la Dra. Fávaro.

El coco o mbokaja

También conocida como bocaiúva o macaúba en Brasil, el mbokaja puede proporcionar un aceite de óptima calidad y alto valor si recibe el tratamiento necesario.

Los frutos son comestibles y tanto la almendra como la pulpa se utilizan en la producción de alimentos, la cascarilla se utiliza en nutrición animal con 5% de proteína bruta y como abono para la tierra. También el endocarpio (la cáscara de la almendra) cumple una función importante en los filtros de carbón activado y en siderurgia. Además del biodiesel, se elaboran otros productos como cosméticos y fármacos con los aceites extraídos. De esta manera se aprovecha toda la fruta.

Las prácticas adecuadas de preservación de la especie son fundamentales para garantizar la variabilidad genética, característica fundamental para programas de mejoramiento visando la domesticación y obtención de cultivares comerciales.

 

Fuente: Embrapa-Agroenergia

JP